Ambar / IGUALDAD EN LA EMPRESA

La violencia de género, la discriminación salarial, el mayor desempleo femenino, la poca presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad o los problemas para conciliar la vida personal, laboral y familiar muestran cómo la igualdad es todavía una tarea pendiente que precisa de nuevos instrumentos. En este sentido, dotar a las empresas de las herramientas necesarias es lo que pretende este proyecto.

La realidad actual muestra cómo, a pesar de las actuaciones en favor de la igualdad de oportunidades en el ámbito del trabajo, persisten importantes discriminaciones de género y que, de este modo, la sociedad desaprendido hito el talento que las mujeres podrían aportar al mundo del trabajo.

A estas alturas, uno de los elementos diferenciadores entre las empresas es precisamente la gestión de los recursos humanos. Hoy es bien conocido como la motivación, el compromiso y la e fi ciencia del personal favorecen un buen funcionamiento de las organizaciones.

La gestión de las personas es, en consecuencia, un elemento estratégico, ya que mejorar las condiciones de trabajo y la calidad de vida de las personas trabajadoras es mejorar los objetivos de negocio de las empresas.

La gerencia de los recursos humanos, desde la óptica de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, hace referencia a las condiciones igualitarias en el trabajo, desde la selección a la promoción, remuneración, formación y conciliación de la vida personal y laboral de todas las trabajadoras y los trabajadores. Es decir, una gestión de los recursos humanos desde esta perspectiva garantiza a todo el personal alcanzar el máximo potencial y recibir, a cambio, un trato y una remuneración justa y equitativa, sin ningún tipo de discriminación.

Un Plan de Igualdad en el entorno empresarial o un plan de acción positiva es un instrumento que permite optimizar el desarrollo personal y profesional de los trabajadores y trabajadoras, así como eliminar situaciones de discriminación indirecta.

El último objetivo de un Plan de Igualdad en la empresa debe ser conseguir que la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres sea una realidad palpable en las relaciones laborales y el día a día de la empresa. Para ello será necesario reorganizar, mejorar, desarrollar y evaluar los procesos de toma de decisiones en todas las áreas políticas y de trabajo de la empresa, incidiendo de manera específica en la selección, la formación, la retribución, la existencia de facilitadores o no para la conciliación y la prevención del acoso sexual.

¿QUÉ ES UN PLAN DE IGUALDAD?

Un Plan de Igualdad de Oportunidades es un conjunto ordenado de medidas (adoptadas tras la realización de un diagnóstico) que tienden a alcanzar, en la empresa, la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, evitando, de este modo, cualquier discriminación por razón de sexo. Incluirán y afectan a la totalidad de la empresa.

En definitiva, a través de este Plan se exige a las empresas:

* Desarrollar medidas, a fin de eliminar las desigualdades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral.

* Fomentar la igualdad de trato de mujeres y hombres en el lugar de trabajo, de forma planificada y sistemática.

* Informar al personal y / o sus representantes sobre la igualdad de trato en la empresa, con información estadística sobre las mujeres y los hombres en los diferentes niveles de la organización y sobre las medidas de igualdad que se estén desarrollando.

* Impulsar la incorporación, permanencia y promoción de las mujeres a través de medidas de acción positiva.

* Facilitar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de toda la plantilla.

La transparencia es un elemento clave en la implantación del plan. En este sentido, la ley determina que hay que garantizar:

* El acceso, durante todo el proceso, a la representación legal de las personas trabajadoras o, en su defecto, a los propios trabajadores / as.

* El consenso, la negociación y la información permanente sobre los contenidos de los planes de igualdad entre las partes implicadas.

* La consecución de sus objetivos.

Estos son los ámbitos principales en los que debe actuar e incidir el Plan:

* Lenguaje y comunicación no sexista

* Acceso y permanencia en el mercado laboral

* Clasificación profesional

* Promoción y formación

* Retribuciones

* Ordenación del tiempo de trabajo para favorecer la conciliación entre la vida personal y laboral

* Prevención del acoso sexual y por razón de sexo

* Otras acciones acordadas

¿Qué debe incluir un plan, después del diagnóstico?

• Los objetivos generales y específicos de igualdad concretos sobre los que se quiere incidir

• Las estrategias y acciones a adoptar para su consecución

• Unos indicadores claros de evaluación y seguimiento

¿POR QUÉ IMPLANTAR PLANES DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES?

1) POR NORMATIVA

Principalmente es la Ley orgánica 3/2007, de 22 de marzo, que establece que las empresas están obligadas a respetar la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral ya adoptar medidas -que se deberán negociar y acordar con la representación legal de los trabajadores y trabajadoras- para evitar cualquier tipo de discriminación entre mujeres y hombres en su organización.

Algunos de los rasgos más relevantes que la ley establece son:

• Las empresas de más de 250 personas trabajadoras estarán obligadas a desarrollar y aplicar un plan de igualdad de oportunidades que se deberá negociar en la forma que determine la legislación laboral.

• Al margen de su número de trabajadores / as, las empresas deberán elaborar y aplicar un plan de igualdad de oportunidades cuando así lo establezca el convenio colectivo aplicable.

• Habrá que elaborar y aplicar un plan de igualdad de oportunidades cuando la autoridad laboral hubiera acordado en un procedimiento sancionador la sustitución de las sanciones accesorias por la elaboración e implantación de este plan.

• Para el resto de empresas, la implantación de planes de igualdad de oportunidades es voluntaria, previa consulta a la representación legal de las personas trabajadoras.

Ver si, en Cataluña hay alguna ley que marque obligación con más de 250 trabajadores u otros tipos de obligaciones.

Otro de los motivos para impulsar el Plan de Igualdad es cumplir con las disposiciones que se hayan incluido en el convenio colectivo de la empresa o sector, en materia de igualdad.

2) PARA LOS MEJORES RESULTADOS EMPRESARIALES

Todos los estudios realizados sobre la implantación de planes de igualdad corroboran que:

• Su implantación ha significado una reducción de la rotación, el absentismo, la fuga de talentos y el estrés de las personas trabajadoras.

• Aumenta la motivación, el compromiso y la satisfacción con el trabajo.

• Mejora el clima laboral.

• Se aprovecha todo el potencial y talento del 100% de la plantilla.

• Se da un mayor orgullo de pertenencia a la estructura.

Y todo ello redunda en una mejora de los resultados económicos y financieros de la empresa.

3) PARA CONTRIBUIR A UNA NUEVA CULTURA EMPRESARIAL

• La empresa se convierte en un referente de buenas prácticas y responsabilidad social.

• La empresa invierte en una imagen socialmente responsable y se diferencia de la competencia.

4) PARA REQUERIMIENTOS DE LAS ADMINISTRACIONES

En ocasiones, la Administración Pública (en cualquiera de sus niveles) establece como requisito, para recibir fondos públicos, que la empresa tenga en vigencia un Plan de Igualdad en la misma empresa o que esté en disposición del sello de igualdad.

 



AMBAR NEWS
Inscríbete para recibir las novedades de Ámbar